ICELAND

Hidden spots and best places to shoot

¡Hola! Me presento, soy Felip, creador de contenido, surfista, skater, esquiador… Bueno, un poco de todo. Pero lo que me ha llevado aquí ha sido mi pasión por la aventura y por descubrir rincones perdidos por el mundo en medio de la naturaleza.

He acompañado a esta pandilla de locos de Blue Banana a un par de expediciones y esta ha sido mi tercera campaña con el equipo. Islandia, el p*** paraíso natural, tierra de nadie, con una mezcla de hielo, fuego y verde… Parece otro mundo.

Hablando de tecnicismos, Islandia es la segunda isla más grande de Europa y la tercera más grande del Atlántico. Tiene una superficie de 103 000 km² y se encuentra en el norte del océano Atlántico, entre Groenlandia, Noruega y Escocia.

En este viaje me acompañaron personas increíbles, lo que hizo que fuera aún más mágico. Suzie, Hildur, Gon, Charlie, Axel, Pascal, Nacho y Jhonny son los culpables de hacerme pasar tantos buenos momentos.

Nuestro viaje en Islandia fue de unos 11 días y recorrimos toda la costa sur desde Reykjavik, la capital, hasta Höfn, un pueblecito pesquero que se encuentra en el extremo este de la isla. Viajamos a finales de agosto/principios de septiembre y aun así llovió y el cielo estuvo nublado la mayoría de los días. En este país hay poquitas horas de sol por lo que veo.

Día 1

Empieza el viaje. Llegamos todos al aeropuerto de Reykjavik y hacemos un primer encuentro del equipo al completo, ya que en el grupo hay gente de España, de Suecia y de Alemania. Para hacer una buena bienvenida decidimos ir a un restaurante de la capital y empezar a hablar del planning de todo el viaje. Acabamos en una hamburguesería y una vez ready, empieza el camino hacia el primer alojamiento.

Para hacer el viaje más cómodo, decidimos dormir en diferentes hoteles/apartamentos y pasar dos noches en cada uno para exprimir al máximo cada zona. La primera noche la pasamos cerca del primer spot (Skógar).

Día 2

Empieza uno de los días más intensos del viaje, o eso creo. Nos despertamos a las 5 de la mañana para ir a Skógafoss, una cascada increíblemente preciosa, rodeada de prados verdes y con una caída enorme. ¡De momento esto me está gustando!

Vamos a primera hora porque queremos evitar encontrarnos con la multitud, ya que es una cascada muy accesible (solo hay que caminar unos 50 metros para llegar a la base). Primero grabamos en la base, donde cae todo el chorro de agua, y luego subimos por unas escaleras que hay a un lado de la cascada para verlo todo desde arriba. Vale la pena subir.


Eso sí, hay que aceptar que de momento el tiempo no está acompañando mucho. Lleva toda la mañana lloviendo, y entre la lluvia y la cascada estamos todos empapados ya. Pero aún queda día por delante.

Volvemos al hotel, desayunamos (cómo me gusta el buffet libre… 😋) y nos preparamos para ir al siguiente spot. Este spot no estaba en el plan, pero pasa a ser mi favorito del día, Kvernufoss. Hacemos una caminata muy fácil, de máximo 20 minutitos, para llegar a esta cascada que se encuentra en un lugar increíble, ¡demasiado perfecto! Se puede entrar detrás de la cascada y hay todo un cañón hasta llegar ahí.

Acabamos con el shooting y nos vamos para otra zona donde hay un acantilado enorme con un par de cascadas dentro que valen mucho la pena visitar. Además, el acceso al lugar es muy sencillo: Gljúfrabúi y Seljalandsfoss. Como véis, los nombres son muy fáciles de pronunciar. 


Acabamos el shooting casi bañándonos en el lago de Seljalandsfoss (lo tenéis todo en el blog de Islandia, en la parte 1). Ya mojados hasta arriba, volvemos al hotel a comer pizza, secar la ropa y descansar. Ha sido un día intenso, con más de 15 horas de shooting entre cascadas, cámaras y drones. Mañana más.

Día 3

Nos despertamos a las 5, nos gusta madrugar para disfrutar de los spots vacíos. La misión de esta mañana es ir al Plane Wreck. Dejamos el coche en un parking que está al lado de la carretera y empezamos una caminata por un camino llano, pero larguito. Después de 1 hora caminando, llegamos a este lugar increíble que parece de otro planeta. Todo con arena negra y un avión destrozado en medio de la nada. ¡Eso sí, la lluvia no puede faltar! Le vamos pillando el gustillo.


Después de shootear, volvemos a desayunar al hotel, recogemos todas las maletas y nos vamos para Reynisfjara Viewpoint, que da a una playa increíble. Estamos arriba de los acantilados, pero decido bajar para probar algunas tomas; casi me mato intentándolo, ¡pero el lugar lo vale!


Siguiente spot: el cañón de Fjaðrárgljúfur. Este sitio se suma a la lista de paisajes surrealistas. Yo creo que de todo el viaje está en el top 3, ¡es precioso! Shooteamos por todo el cañón, pero nos acaba comiendo la niebla y nos toca abandonar por hoy. El alojamiento del día es un airbnb entre ríos y cascadas.


Día 4

Nos despertamos tempranito, aunque hoy hemos dormido algo más, preparamos unos sandwiches y salimos a la aventura. Primera parada: el glaciar de Skaftafell. Visitamos todo el glaciar desde el lago donde quedan todos los icebergs y shooteamos ahí. Gon, volando el drone en busca de patterns se queda con muy poca batería y pierde la conexión entre el mando y el drone. Por suerte consigo verlo, pero hemos estado a puntito de perderlo.

Siguiente idea: subir al Kristínartindar summit, pero la niebla y el mal tiempo nos lo impide, ya que el objetivo es ver todo el glaciar desde las montañas que hay en los laterales y con la niebla es imposible.


Después de sacar unas tomas épicas, comemos y nos vamos a otra salida del glaciar (ya que es un glaciar enorme) a través de un offroad: Svínafellsjökull. Este spot tiene unas vistas increíbles y Pascal consigue sacar las tomas más épicas metiéndose entre las grietas del hielo con el drone FPV.

Cuando decidimos irnos, suena un estruendo que nos asusta a todos, y de repente vemos caer un trozo de glaciar al agua, ¡hemos flipado!

Volando el drone desde ahí, descubrimos otro spot al otro lado del glaciar donde hay mucho hielo. El acceso es fácil, así que decidimos ir a investigar. Las vistas, de nuevo, son brutales y la expedición por encima del hielo... Consejo: no lo hagáis. No digo más.

Vamos a cenar a un restaurante en el pueblo más cercano y volvemos a casa a reposar, cargar baterías de todo y secar la ropa.

Día 5

¡Buenos días! Toca espabilar, ordenar toda la casa y prepararse para el siguiente tramo del viaje.

Primera parada: Diamond Beach. Esta playa es una de las más típicas de Islandia por todos los icebergs pequeños que se quedan en la playa como al subir y bajar la marea, ya que está justo en la desembocadura de un río que viene del glaciar. Parecen realmente diamantes encima de la arena negra.

Hacemos unas tomas brutales corriendo entre el mar y los diamantes de hielo y acabamos un poco empapados, de nuevo… ¡Nos encanta! En esta playa también vemos focas por primera vez, las fotos, las texturas que salen de las piezas de hielo, son increíbles… ¡Todo genial!

Terminamos y nuestra intención es ir a Jokularsson, aunque está tan nublado decidimos dejarlo para otro día.

Por la tarde vamos en busca de un spot de película. Acaba siendo el mejor hike que he hecho en mi vida: el cañón de Múlagljúfur. Jamás me hubiera imaginado que algo tan bonito como este cañón pudiera existir. El hike es de 1 hora y poco. Al acabar, llegas a un río con acantilados a ambos lados, cascadas dejando caer agua de arriba a abajo… ¡Surrealista!

Después de explotar el sitio al máximo, nos vamos en dirección al próximo alojamiento en la zona este de Islandia, en el pueblo de Höfn.

Día 6


Nos levantamos a las 4:30 porque queremos ver el sunrise. Misión fallida; las nubes nos cambian los planes de nuevo.

Vamos a la playa de Stockness, una playa increíble con arena negra y hierbas altas y verdes en los pequeños montes, con montañas alrededor, focas bañándose en el mar… El único problema es el viento. Empiezo a volar mi drone para ir a grabar unas montañas y a la hora de traerlo de vuelta hay tanto viento de cara que no consigue avanzar y, por si fuera poco, se queda sin batería en un sitio inaccesible en coche a varios kilómetros de donde estamos. Nacho y yo vamos en busca del drone perdido, que aparece aún más lejos de lo que debería, pero por suerte estaba todo bien.

Paramos a comer en un restaurante de camino a Jokularsson y cuando llegamos al glaciar tenemos una suerte increíble, ya que, gracias al viento, se ha despejado todo y hasta hace sol y todo. ¡Primer día en el trip que conseguimos shootear con sol!

Volamos el drone con normalidad. De repente, al volar el drone FPV, Pascal pierde la conexión con el drone cuando pasa por detrás de un iceberg y el FPV va directo al fondo del lago del glaciar. Esta vez, no hay manera de recuperarlo…


De vuelta a Höfn, para mejorar aún más el día, pinchamos una rueda del coche. Una vez cambiada la rueda, podemos, por fin, ir a comer y a descansar.

Día 7

Hoy tenemos unas 8 horas de coche por delante. Vamos de camino a los Highlands, una ruta formada en gran parte por offroads.

Hacemos la primera parada en Jokularsson básicamente para pegarnos un bañito desnudos en el lago congelado (sí, es cierto, puedes mirarlo en el blog 8). Unas tomas con el drone a los icebergs cerca de la arena y a seguir.

Por el camino encontramos un prado con una pendiente muy fuerte y decidimos tirarnos por ahí con los skates, ¡a lo loco! Los paisajes de aquí me tienen flipado.

Una vez sales de la carretera del sur de Islandia para entrar al centro, en dirección a los Highlands, son todo carreteras de offroad y vas cruzando ríos de diferentes tamaños. Vamos con un 4x4 y una furgoneta y en uno de estos ríos la furgoneta ha hecho un parón de motor, aunque luego ha parecido que estaba todo bien (Spoiler: no lo estaba).

El último spot del día es Bláhyur, un lago rodeado de montañas verdes y negras. Subimos arriba de la montaña más alta para ver el sunset, que se queda de nuevo entre nubes, nubes y más nubes. Aun así ha sido una experiencia increíble por todas las vistas de este parque natural.

Hoy dormimos en un hostel en medio de la nada, estamos reventados y nos espera una cena bastante pobre porque llevamos unos horarios que no son normales en este país. Consejo: cena temprano y sigue tu horario, si no acabarás comiendo en los sitios más caros.

Día 8

Nos despertamos a las 6 de la mañana ya preparados para ir a visitar todos los Highlands, pero la furgoneta no se enciende y decide no funcionar. Entre una historia y otra, conseguimos avanzar a las 10 con el 4x4 y el Land Rover, ¡esta vez sí que estamos preparados para todos los ríos que se nos pongan delante!

Vamos en dirección a Landmannalaugar, donde nos espera un paisaje que parece de otro planeta (lo siento por repetirme, pero es que este sitio me tiene alucinado y no encuentro más adjetivos para definir estos paisajes que no tienen descripción normal posible).

Dejamos el coche en un parking de arena donde hay gente acampando y empezamos la excursión. De repente nos encontramos en un sitio que parece el centro de un cráter gigante con piedras volcánicas y musgo por encima, montañas de colores alrededor, géisers por todo el terreno y una gran variedad de paisajes inimaginables.

Exploramos un poco y acabamos en unas montañas de todos los colores, ordenadas como si estuvieran pintadas y sacamos LA toma del viaje. Después de esta excursión, nos subimos al coche otra vez y volvemos al hotel.

Día 9

Hoy nos despertamos y vamos a explorar todos los alrededores de Landmannalaugar. Empezamos con un shooting en los caminos entre volcanes y sacamos unas tomas épicas saliendo por las ventanas del Landy. Acabamos en un camino que va por encima de los lagos y conseguimos grabar unas tomas brutales con el FPV a toda velocidad.

Después, en dirección al siguiente spot, paramos a shootear en otro spot perdido por los Highlands que tenía todo un río con texturas increíbles al lado. Gon hace su magia y saca los mejores shots de drone de todo el trip. Por cierto, no me preguntéis por el nombre porque no tengo ni idea.

A continuación subimos al cráter del volcán de Stútur y es espectacular. Las vistas son de otro mundo y hay mil colores en el paisaje.

Con todo el hambre del mundo, vamos a comer a un sitio espectacular en medio de los Highlands: unos buses alejados de todo que tienen una pequeña tiendecita con alimentos básicos. Compramos unos bocatas y algo de beber. Nos viene genial para poder seguir shooteando por la tarde, ya que es lo único que hay alrededor. Para entrar y salir de ahí hay que pasar por varios ríos muy profundos. Es verdad eso que dicen de que no se puede viajar por aquí sin ir con un 4x4 equipado y preparado porque siempre hay que cruzar demasiados ríos.

Para acabar el día, de camino a nuestro próximo hotel, hacemos un shooting exprés en el volcán de Maelifell. Un paisaje brutal, todo lleno de arena negra alrededor de una montaña verde increíble, con glaciares y montañas a lo lejos. Aprovechamos para hacer unas fotos y algunas tomas con el FPV a la tienda de acampada y el Land Rover.

Después del shooting seguimos nuestro camino hacia el último hotel del viaje, bueno, más que hotel, un camping con bungalows en medio de la nada: Básar Hut & campsite. Para llegar allí tenemos que ir obligatoriamente con el Land Rover 4x4 o sino cruzar los ríos sería imposible, además de que está prohibido si no llevas un 4x4 preparado. En dos de los ríos que hemos cruzado, el coche se ha hundido por encima del capó y al ser de noche nos hemos quedado a ciegas. De hecho, nos ha tenido que venir a buscar una responsable del alojamiento para saber qué ruta seguir y poder cruzar los ríos correctamente.

Día 10

Nos despertamos en medio de la naturaleza y nos tomamos la mañana un poco más con calma. Desayunamos y vamos a explorar la zona. Aprovechamos para grabar tomas del Land Rover cruzando los ríos de día y acabamos en el cañón de Stakkholtsgjá, un lugar precioso, diferente a los cañones que habíamos visto hasta ahora, más ancho y con las paredes más altas. Y encima estamos solos, volando el FPV y explorando las cuevas. Acabamos en un punto más cerrado donde hay una cascada con una caída enorme que rebota entre las paredes de musgo donde entra solo un chorro de luz, ¡increíble!

Para acabar el último día completo del viaje, después de comer vamos a hacer un hike desde el alojamiento hasta la montaña de Thórsmörk. Las vistas desde arriba son impresionantes: un glaciar, diferentes ríos, montañas y más montañas con formas espectaculares. Para variar un poco, no ha salido el sol ni hemos visto el último sunset del viaje.

Después de la última cena, nos tomamos una cervecita a modo de celebración y a dormir.

Día 11

Nos despertamos y empezamos la ruta de vuelta a Reykjavik.

Paramos en la Reserva Natural de Flói, en unos géiseres, pero vamos justos de tiempo y solo podemos grabar un par de tomas antes de empezar el camino de vuelta. Toca ir al aeropuerto, devolver los coches y coger un vuelo para volver a casa.

¡Hasta pronto, Islandia!

Author Profile

Felip Vives es un joven de Barcelona, amante del surf, el skate, la fotografía y de viajar. Se ha unido a todas las locuras que le hemos propuesto, es un todo terreno. Nos ha acompañado en muchos viajes, entre ellos, Islandia, Panamá y Fuerteventura. Hace de action man, de modelo, de filmmaker; vaya, que hace lo necesario para conseguir ESA foto (¡hasta se sube donde haga falta!). Ya es parte de la familia Blue Banana y compartimos con él nuestra forma de disfrutar la vida y las ganas de ir en busca de aventuras por todo el mundo.

Subscribe and enjoy the adventure with 10% off

Oops, something went wrong… please try again in a few minutes!
It’s official, you are now a Blue Banana member. You will hear from us via inbox.
Subscribe to our newsletter and we will send you a 10% discount
Oops, something went wrong… please try again in a few minutes!
It’s official, you are now a Blue Banana member. You will hear from us via inbox.